Mostrando entradas con la etiqueta cursos de comida. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cursos de comida. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de agosto de 2013

Conozca los Platos Peruanos más deliciosos

Introducción

La comida peruana es considerada por los especialistas una de los mejores opciones gourmet del mundo. El secreto de su éxito se debe a la mezcla de culturas que conviven en Perú. Los Incas sentaron las bases de la comida del país andino. Pero con la llegada de los europeos el menú se amplió. En las últimas décadas y de la mano de la inmigración, la comida asiática también aportó otro ingrediente inesperado a la carta. Además, las bondades del territorio peruano lo hace rico en pescado, hortalizas, legumbres y carnes magras, ingredientes que como resultado dan una combinación deliciosa. Conoce los mejores platos de la cocina peruana.


Ceviche


Este plato es un clásico de la comida peruana que todo turista prueba al llegar a Perú. El ceviche no es ni más ni menos que mariscos crudos que se “cocinan” gracias a una mezcla de marinado con jugo de limón, sal y condimentado con ajíes, cebollas y cilantro. Esta mezcla es la que le permite al pescado no echarse a perder. En Perú, el ceviche es acompañado por varias guarniciones, la más habitual es una mezcla de raíces hervidas. Sin embargo, también es posible que se lo acompañe con papa, maíz tostado y en algunas ocasiones con algas y lechuga.

Papas a la huancaína


La cocina peruana también es reconocida por los especialistas gracias a sus platos picantes y las papas a la huancaína lo confirma con creces. Como su nombre lo indica, este plato está preparado con papas y las mismas son hervidas y luego cubiertas con una salsa. Esta mezcla es preparada con leche, queso fresco, yemas de huevo, ají y cebolla. 
Estos elementos son los que le dan a esta mezcla un sabor picante. Así es que a la hora de probar papas a la huancaína te dejamos un consejo: asegúrate tener un vaso de agua o un refresco para calmar la picazón.

Picante de cuy

El cuy es un roedor muy común en los países de la región andina y como no podía ser de otra forma se convirtió en un manjar de la cocina peruana. Por raro que parezca, el cuy es preparado en los más selectos restaurantes de Lima y su plato cotiza alto entre los turistas que se animan a probarlo. La forma más habitual de cocinarlo es con un aderezo a base de cebollas, ajo y ajíes. Además, durante su cocción los especialistas suelen sazonarlo con un poco de pisco. Este plato suele servirse acompañado por algunas tajadas de queso y papas hervidas.

Rocoto relleno

Como su nombre bien lo indica, este plato se prepara en base a rocoto, un fruto muy picante similar al ají y de un tamaño similar a una manzana. Para algunos especialistas, se trata de uno de los platos más destacados del menú gastronómico peruano, ya que en los últimos años este plato cobró bastante notoriedad. El relleno del rocoto se prepara con carne picada, queso fresco, guisantes y es sazonado con perejil y comino. Este plato se sirve caliente y por lo general se acompaña con un pastel de papas que consta de lonjas de papas intercaladas con queso fresco

Anticuchos

Los anticuchos es uno de los platos más populares de Perú, no sólo porque su creación data del siglo XVI sino también porque puede ser encontrado en cualquier puesto callejero. Este plato no es ni más ni menos de un trozo de corazón de res cocinado a la parrilla y que se sirve atravesado por un palillo de madera. Para sazonar la carne generalmente se utiliza comino, jugo de limón, pasta de ají, pimienta molida y ajo picado. Los anticuchos suelen ser acompañados con papas hervidas o salsas picantes, Hay quienes al palillo le agregan trozos de cebollas o ajíes.  

Chupe de camarones

Este plato es típico de los países del Pacífico sudamericano y en algunos lugares es servido como una entrada. Como su nombre lo indica, esta cazuela está preparada a base de camarones frescos. Los mismos son embebidos en una salsa preparada con leche, cebolla roja, maíz, caldo de pescado y papas. Como es habitual cada país tiene su propia forma de prepararlo, pero en Perú el secreto es la huacatay, una hierba autóctona del país incaico que le agrega un sabor especial a este plato. En muchos restaurantes este plato también se reemplaza los camarones por pollo, cangrejos o jurel.

Pachamanca

La Pachamanca es un plato tradicional de Perú preparado con carne de cerdo, cuy, pollo y vaca que son sazonados con ají, comino y pimiento. La particularidad de este plato es su cocción ya que la carne se cuece en una olla al calor de piedras precalentadas. Pachamanca es un término que proviene del quechua que significa olla de tierra. Una vez cocinada la carne suele acompañarse con papa, maíz y habas. En la época de los Incas solía prepararse como parte del ritual de agradecimiento a la madre tierra. La Pachamanca se suele servir en una gran mesa o en el suelo donde se tienden mantas para degustar este plato.

Ají de gallina

El ají de gallina es uno de los platos clásicos que puede ser encontrado en prácticamente en todos los restaurantes de Perú y habitualmente es presentado como una entrada antes del plato principal. Se trata de una crema compuesta por pollo desmenuzado que se cocina en una olla junto con caldo de gallina. La crema debe ser lo más espesa posible y para ello los cocineros le agregan trozos de pan. A la hora de servirla, el ají de gallina es acompañada por papas cocidas o arroz blanco. En algunos restaurantes de Lima puede encontrarse como ají de huevo o ají de atún, con los lógicos cambios de condimentos.

Tacu tacu

Los conocedores de la gastronomía peruana cuentan que el tacu tacu comenzó a aparecer en el menú hacia fines del siglo 19 de la mano de mujeres esclavas de raza negra que trabajaban en las casas de aristócratas de Perú. Su nombre viene del quechua y su significado es mezclar una cosa con la otra. Este plato se prepara con arroz cocido y las legumbres sobrantes del día anterior. Cuando se forma una masa homogénea y luego se cocina en una sartén hasta que quede crocante. A la hora de servirlo, el tacu tacu se acompaña con pollo, lomo o mariscos.

Cómo seguir los modales en la mesa de los peruanos

Cómo seguir los modales de los peruanos en la mesa. La mayoría de los modales en Perú siguen el modelo europeo. Hay costumbres peruanas diferentes sin embargo, por eso vale la pena saber y seguirlas al cenar en la casa de alguien o en un restaurante.

Di "buen provecho" al levantarte de una mesa o unirte a una. Esto significa "bon appetit" en español y es un saludo habitual.
Sigue la etiqueta continental al agarrar los utensilios. El tenedor va en la mano izquierda y el cuchillo en la derecha. No cambies de manos.

Mantén ambas manos sobre la mesa durante la comida. A diferencia de Estados Unidos, es de mala educación apoyar tu mano sobre tu falda.

Espera hasta que todos tengan su bebida y se haya brindado para comenzar a tomar. El brindis común en Perú es "¡salud!"

Trata de terminar toda la comida que te han servido. Si debes dejar algo que no has comido, da una explicación como, "La comida estuvo tan deliciosa que me satisfizo totalmente"

Párate si eres un varón y hay una dama que se levanta de la mesa. Deberías también hacer lo mismo cuando la dama regresa.Fuente http://www.ehowenespanol.com
  • El ceviche es un plato común peruano en especial en la costa. Consiste de pescado marinado en jugo de lima o limón y es común verter el líquido que sobra en un vaso de tragos y beberlo luego de comer el ceviche. Los peruanos llaman a esto "leche de tigre".
  • Si invitas a alguien a tomar algo o a comer, se supone que tú pagarás, en especial si es un lugar caro. Si tu invitado insiste en ayudar con la cuenta, está bien, pero no lo pidas.
  • Al comer en un restaurante informal, te sentarás en una mesa compartida con otros invitados. Esto es usual.
  • No te asombres si ves cobaya en el menú. Es un plato tradicional en Perú.
  • La cena se sirve más tarde que en Estados Unidos. En los restaurantes, el servicio empieza a las 8:30 pm, pero la cena es a las 10:00 pm en las casas.
  • No llegues a la casa de alguien muy puntualmente. Debes llegar 30 minutos después de lo que indica la invitación.
  • No llegues sin un regalo al anfitrión. Un postre, o "panetón", es usual, o un vino y chocolate.



jueves, 19 de julio de 2012

El consumo habitual de alimentos crudos retrasa el envejecimiento y aumenta la vitalidad


Uno de los mayores beneficios de consumir los alimentos crudos es que conservan todas sus propiedades, los alimentos crudos son más difíciles de digerir que los cocinados y además tienen mayor riesgo de provocar una toxiinfección
Los beneficios de comer alimentos crudos
Los alimentos crudos son ricos en vitaminas, sales minerales y oligoelementos, fibra, enzimas y otros fitoquímicos que protegen la salud. Su consumo diario, con las debidas precauciones de higiene, supone distintas mejoras:
Más masticación, menos hinchazón abdominal. Los alimentos crudos, para tragarse bien, requieren masticarse. Esto redunda en una mejor digestión y, en consecuencia, en una menor hinchazón abdominal y menos gases. Además, los vegetales crudos contienen enzimas que ayudan a mejorar las digestiones, por lo que combaten la dispepsia y la flatulencia.
Mejora del equilibrio intestinal, mejores digestiones. Una alimentación rica en alimentos crudos y con un aporte justo de proteína animal favorece el equilibrio entre las distintas colonias de microorganismos que colonizan el intestino. Este equilibrio es necesario para la correcta absorción de nutrientes y la fabricación de sustancias de gran importancia, como la serotonina, un neurotransmisor cerebral relacionado con el buen estado de ánimo.
Más energía vital. El calor al que se someten muchos alimentos durante el cocinado hace que se pierda o se reduzca de forma sustancial su contenido en vitaminas y antioxidantes, y que parte de sus sales minerales queden disueltas en el caldo de cocción.
Aunque hay excepciones (como el tomate, cuyo licopeno antioxidante es más activo cuando el tomate se ha cocinado), en general, los alimentos crudos contienen una mayor densidad de nutrientes reguladores. Estos nutrientes están implicados en procesos de obtención de energía, mediante un mayor y mejor aprovechamiento de los nutrientes (hidratos, proteínas, grasas). El resultado es un organismo más nutrido, con más vitalidad y energía.
 Freno al envejecimiento. El reloj biológico no se para, envejecemos cada segundo, cada minuto que pasa. Pero el envejecimiento se acelera si el organismo no recibe suficientes antioxidantes que compensen la acción oxidante del oxígeno que respiramos y de los radicales libres, producto del metabolismo o de la exposición ambiental (al tabaco, la polución, la exposición al sol...).
Los alimentos más antioxidantes son ciertos vegetales crudos. Estudios realizados por el USDA en el Centro de Investigación sobre nutrición humana de la Universidad de Tufts, en Boston, sugieren que consumir las frutas y verduras más antioxidantes ayuda a ralentizar el proceso de envejecimiento en el organismo y en el cerebro, relacionado con el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las degenerativas, como el Parkinson o el Alzheimer.
El equilibrio entre sodio y potasio. Los estudios sobre hábitos alimentarios nacionales e internacionales confirman un consumo excesivo de sodio -casi duplicado- con respecto a las necesidades nutricionales, estimadas en 2,4 gramos diarios. Los vegetales crudos son una excelente fuente natural de potasio, elemento mineral que debe estar en equilibrio con el sodio para contrarrestar los efectos patológicos de este último en el aparato circulatorio. 
Estreñimiento. El malestar mejora si se toman alimentos crudos ricos en fibra, que acelera el movimiento intestinal, capta agua, aumenta el volumen fecal y favorece la evacuación. La fibra también ayuda a controlar mejor la glucemia y el peso corporal, por lo que los alimentos crudos han de estar presentes a diario en los menús de las personas con diabetes y con obesidad.
Alimentos que por tradición se comen crudos y que no deben faltar en la mesa, como hortalizas en la ensalada, frutas frescas, semillas, frutos secos o frutas desecadas- son indispensables de los menús diarios. Son fáciles de servir, su preparación no es laboriosa y apenas requieren aliños o aderezos. Entre ellos, destacan:
Ensaladas. En todas sus versiones, formas, elaboraciones, combinaciones y presentaciones. Pueden estar compuestas por los ingredientes más populares, como la lechuga o la escarola, o mezcladas con hojas más selectas, como la rúcula, la acedera o los canónigos. Combinados con otros vegetales, estimulan los cinco sentidos por sus colores, aromas, variedad de sabores y crujiente textura.
Fruta fresca, en todos los formatos, texturas y formas (al natural, en brochetas, en macedonia...). Una idea original es mezclar trozos de fruta fresca con la mermelada de las tostadas para el desayuno. Es una oportunidad de aprovechar la corta temporada de las bayas rojas (moras, frambuesas y arándanos) para elaborar con ellas deliciosas mermeladas naturales.
Puñado de frutos secos. Las castañas y las avellanas se han identificado como las más ricas en antioxidantes, pero todos los frutos secos reúnen un valioso valor nutricional. Las semillas de calabaza, de lino o de sésamo se pueden añadir a las ensaladas o a las cremas para hacerlas más interesantes.
Mezcla de frutas desecadas. Las uvas y ciruelas, los higos, orejones y dátiles son una potente fuente de energía que concentra los nutrientes valiosos de la fruta fresca, como minerales, fibra y algunas vitaminas. Un puñado de uvas pasas en la ensalada o unos orejones mezclados con los copos del desayuno son dos fórmulas deliciosas para comer más frutas dulces. fuente consumer.es, imagen alimentandonos.com

VIDEOS SOBRE NUTRICION Y RECOMENDACIONES

Qué te parece el blog?

VIDEOS

Loading...